Una, dos, tres… ¡cinco!
¿Cinco?
Os preguntaréis que pasa con el cinco.

Cinco bodas he tenido este año y, me han parecido pocas. Conozco gente que ha tenido siete, diez, doce…

La mayoría de las veces solemos quejarnos; “tengo tantas bodas que a alguna tendré que decir que no”, “trabajo para pagar bodas”, “que no me inviten a más”…

Pero, se nos olvida lo más importante.

Se nos olvida que cada boda es especial, única e irrepetible. Se nos olvida que son nuestros amigos, hermanos, primos, compañeros de trabajo los que van a dar un paso muy importante en su vida, los que van a dar el !Sí quiero¡ para siempre, los que comienzan una nueva aventura.

Por todo esto y porque los invitados juegan un papel muy importante, hoy queremos dedicar este post a todas vosotras.

¡Me caso el 20 de julio! – me dijo Elena.
¡Me caso el 8 de septiembre! – me dijo Ana.
¡Me caso el 15 de septiembre! – me dijo Inma.
¡Me caso el 29 de septiembre! – me dijo Clara.
¡Me caso el 13 de octubre! – me dijo Álvaro.

Te paras a pensar y a organizarte bien y te preguntas, “Tengo tres bodas en un mismo mes, una en julio y la otra en octubre… ¿Qué me pongo?

Vamos a daros algunas ideas tanto para bodas de mañana como de tarde/noche para que no os agobies cuando os pasen estas cosas.

Primero hay que pensar, que bodas son de día y cuáles de tarde y luego ir en busca del vestido perfecto, siempre acorde con tu estilo y con el que te sientas cómoda.

Vestido rojo de Cortana

¿A dónde ir?

Después de buscar y probar al fin encontré el vestido perfecto para la boda de Elena la cual se celebraría el 20 de Julio en Madrid.

Se trataba de un vestido largo amarillo palabra de honor con escote corazón de la marca americana BCBG Max Azria, una marca apta para todas, con una colección increíble para cada evento que tengamos.

Lo terminé de completar con un chal del mismo color de Almatrichi, un bolso de El Corte Inglés con un estampado verde floral, unos zapatos de Uterqüe y un collar que me dejó una amiga estilo sahariano. Se puede decir que iba original a la par que elegante, con un toque singular y personalizado, totalmente safari.

Llegó el mes de septiembre y con ello mis tres bodas consecutivas. No podía ir idéntica pero tampoco podía comprarme más trajes. ¡Había que echar imaginación!

Para la boda de Ana reciclé el vestido amarillo dándole así otro color y combinándolo de la misma manera.

Algo sencillo y tan fácil de hacer, como fue el coserle unas mangas en color verde pistacho estilo griego. Los complementos utilizados fueron los mismos a excepción de que no me puse collar si no unos pendientes de aro en color plata de la marca Accesorize.

La siguiente boda, la de Inma, era más complicada, pues se celebraría en la Losa, un pequeño y encantador pueblo de Segovia. Era de tarde y ya con vientos de otoño.

Para este acontecimiento escogí un vestido largo color azul tinta escote palabra de honor y con detalles en blanco con una cinta debajo del pecho y otra en un hombro, de Purificación García.

Lo terminé de combinar con unos pendientes en color azul cielo y plata heredados de mi madre, un bolso de mano negro con detalle plateado en el reverso de Accesorize y unas alpargatas color gris plata de Castañer. La boda iba a ser muy campestre. Lleve una abrigo por si acaso refrescaba en la noche. El escogido fue uno de Zara color negro manga tres cuartos, perfecto fondo de armario, elegante y clásico.

Ahora llegaba el momento más difícil, ¡Una boda de mañana!

Después de recorrerme millones de tiendas, probarme cinco mil vestidos cortos y volverme un poco loca encontré el vestido perfecto para mí, acorde con mi estilo.

El adoptado fue un mono de la firma londinense Ted Baker, un mono combi, es decir, parte de arriba floral y el pantalón en seda color negro; combinado con unas medias con topitos, bolso de mano de Bimba y Lola y un tocado totalmente personalizado que me hizo una amiga, de su firma, Los Tocados de Chun.

La última boda, la de Álvaro y Teresa, tuvo lugar en Málaga el 13 de octubre.

Opté por seguir reciclando y al final el vestido ganador fue el azul tinta de Purificación García sin la tira color blanco del hombro y combinado con una diadema plateada con detalles florales de Zara.

Como ya decíamos al principio, las invitadas tienen que ir muy estilosas, elegantes y guapísimas para acompañar a sus amigas en el día de su boda.

¡Porque nosotras también contamos!

 

Vestido de Elie Saab.

Si tienes varias bodas y no sabes que ponerte, que combinar, dónde comprar contacta con Verderón, también os ayudaremos con esta tarea.

Estilismos de Guadalupe Gordo Moreno

Anuncios