Aún recuerdo esa noche de verano del 17 de agosto en la playa, fuimos varios amigos a descansar de la ajetreada vida da Madrid a una casa junto al mar, en Roche muy cerquita de Chiclana de la Frontera.

Fotos de bohoshores.tumblr.com

Estábamos en una casa pegada a una cala maravillosa, era de noche, habíamos cenado en la terraza todos juntos y  dos de los chicos estaban obsesionados por pescar, por lo que allá que se fueron.

Uno de ellos volvió y me dijo que, por favor, fuera a acompañar al que se había quedado pescando y que le llevara una cerveza. Hasta aquí todo normal…

Llegué a la playa y vi que un candil iluminaba el lugar donde él pescaba; nada más llegar me dijo emocionado y algo nervioso -mira, ¡mira lo que he pescado!- Yo por más que miraba no veía nada. Pensé que estaba alucinando por la emoción de demostrar su habilidad con la pesca… y le dije que no veía nada y que el pescar era cuestión de tiempo… a lo que me contestó: -mira, ¡¡mira!!. Hice un esfuerzo por mirar más concentrada.

No podía creer lo que estaba viendo… una anillo precioso, colgado del hilo de la caña de pescar con la consiguiente pregunta: ¿quieres pasar el resto de tu vida conmigo?…

Y fue desde entonces cuando, empezó una aventura llena de ilusión, ganas y decisiones… todos ellos pensados para celebrar el primer día de una vida llena de nuevos proyectos.

El, llamémoslo, “destino” me puso entre manos a Verderón: no solo organizadoras de eventos sino colaboradoras y entusiastas creadoras de sueños y cómo no iba yo, “entusiasta de lo extraordinario” querer ayudarlas, estar a su lado y aprender de los mejores.

Dicen que los pequeños detalles, son los que marcan la diferencia y eso es lo que plasmaremos en este blog… todos y cada uno de esos detalles que harán de tu día, algo inolvidable.

El tuyo, el mio y el nuestro… y te preguntarás… ¿Y por qué no Verderón?

Anuncios